Se siente, se percibe en el ambiente, la Navidad ha llegado, nos llena de alegría, nos acerca a nuestros seres queridos.

Ahora, después de 36 años haciéndolo, podemos decir que se nota que es Navidad porque los villancicos de la Salle Montemolin inundan el barrio. Recorren las calles dejando a su paso una sonrisa, un abrazo, un deseo de un mundo mejor y más justo.

Todos los años un nutrido grupo de miembros de la comunidad educativa de nuestro colegio realizan un ritual cántico de villancicos que termina repartiendo regalos en el hogar de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, en la Avenida San José.

Como decíamos más arriba, ya son 36 años, y esperamos que sean muchos más. Gracias a todos los que lo han hecho posible. Gracias por traernos la Luz del Niño que hoy nace y que a su vez nos da a oportunidad de ser semilla de Paz, justo en unos tiempos y momentos en los que posiblemente sea lo que más necesita la humanidad.
Con este último momento de actividad colegial llega también el merecido descanso.

Nos espera el 2018, que como siempre, esperamos con ilusión, con esperanza. Deseamos que sea un año lleno de felicidad para todos vosotros y que sirva de plataforma para que podamos dar nuestra mejor versión.

La Salle Montemolín os desea ¡Feliz Navidad!