La Liga de la Justicia Poética vio cumplido uno de sus mayores sueños al realizar su último encuentro en la joya arquitectónica de Magdalena, la antigua Facultad de Medicina y Ciencias. Nuestros agentes recorrieron el Paraninfo, el Aula Magna, el Salón de Plenos… Compartimos los mismos lugares que vieron explicar la teoría de la relatividad al mismísimo Einstein en una misteriosamente desaparecida pizarra, o diseccionar magistralmente al premio Nobel Ramón y Cajal. La meta, como no podía ser de otra manera, era la mágica Biblioteca Universitaria, ese espacio de doble altura,  suelos de madera, ficheros centenarios y puertas aparentes, presentada con todos los honores por nuestro entregado anfitrión Ramón Abad. Lo que pasó a continuación, ya en la intimidad de estos jóvenes apasionados de la lectura, fue épico; visualización de fragmentos cinematográficos en torno a la magia de leer, lectura colectiva sobre Cementerios de Libros Olvidados, tesoros literarios encerrados en cápsulas del tiempo, cita a ciegas con libros liberados de nuestra biblioteca escolar…

Se dice que la lectura es una práctica solitaria que proporciona a quienes la buscan un gran placer pero, no sé si sería por la luz onírica que penetraba por los inmensos ventanales de la Biblioteca, por el encanto destilado por el lugar o por el entusiasmo de nuestros engalanados activistas, descubrimos que el deleite es inmenso cuando es compartido con otros soñadores literarios.

Dejamos el enlace al Blog de la Biblioteca Universitaria de Zaragoza (BUZ) donde se hace eco de nuestro paso por  su sede.

http://blog.biblioteca.unizar.es/