Feliz día a todos, enamorados de la vida, enamorados del otro que es mi reflejo enriquecido. Somos La Liga de la Justicia Poética.

Hoy nos comunicamos con vosotros con una reivindicación en forma de poemas, los mismos poemas que escuchamos en nuestro silencio cuando sentimos que nuestras voces quieren dar paso a otras voces que ya existen en nosotros. Aquí van dos de ellos…

¿Qué te puedo dar?
¿Qué necesitas que no tengas?
Quiero darte todo de mi
Quiero que me pidas

Quiero que con una mirada te entienda
Quiero a cambio tu amistad
Yo no necesito más.

 

 

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.”

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido…

Pablo Neruda

 

No olvides que volveremos a actuar, no sabemos si será en el próximo amanecer o cuando dejemos de escuchar a Wagner, tal vez antes de que se despierte la última flor desmayada.

La poesía no avisa.