Ayer, los alumnos de Infantil disfrutaron de un teatro de sombras muy especial. El protagonista de la historia era un cocodrilo al que no le gustaba el agua. Al final descubrimos que no le gustaba porque no era un cocodrilo, ¡era un dragón. Reímos sin parar y disfrutamos un montón Y para terminar, nos convertimos en actores de teatro, metiéndonos detrás de la sábana y creando mil formas y gestos. ¡Qué divertido! Así que tomen asiento que la función va a empezar.