Hoy hemos podido disfrutar de dos obras de teatro. El Lazarillo en tercero de ESO y Bodas de Sangre en cuarto de ESO. Además han participado nuestros chicos y chicas como artistas invitados. Os dejamos una reseña realizada por Iván García y Miguel García (Cuarto de ESO) y otra de El Lazarillo de Lucía Blasco (Tercero se ESO)

Los alumnos de La Salle Montemolín hemos podido presenciar un microteatro de la famosa obra Bodas de Sangre, de Federico García Lorca.

El drama ha comenzado con una breve presentación por parte de la “Madre”. Ha explicado su cercanía con el escritor y lo ha contextualizado en su época. Así mismo nos han ofrecido claves de su obra como el simbolismo y su interpretación. También nos ha presentado a “sus primos” quienes realmente eran algunos estudiantes del centro.

La obra ha estado bien ambientada, con vestimentas propias de la época y un sencillo aunque adecuado decorado. El lenguaje ha sido fiel al original con alguna pequeña adaptación, sobre todo debido al ajuste al tiempo del que disponíamos. Ha estado bien escenificada por parte de nuestros compañeros y ha sido muy fácil de comprender (la habíamos trabajado además en profundidad en clase). La actriz del teatro de La Clac ha conseguido captar nuestra atención haciéndonos participar en numerosas ocasiones y arrancándonos risas en la introducción.

 

EL LAZARILLO DE TORMES

Cuando he entrado por la puerta  del salón de actos, me imaginaba que sería la típica obra de teatro en la que te acabas aburriendo y  a la que prestas poca atención, pero me he sorprendido gratamente el ver que no ha sido así.

No sabía que se podía convertir un libro de literatura clásica  en una representación teatral tan entretenida y divertida. La obra de teatro ha durado un poco menos de una hora, pero se me ha pasado como si hubieran sido veinte minutos.

Como ya habíamos estudiado previamente esta gran novela, ya sabíamos qué hechos se iban a contar, pero  sus personajes nos han hecho ir más allá. Como bien ha explicado la actriz principal, este era el final que ella hubiera puesto al Lazarillo de Tormes, pero también ha contado con mucho rigor el argumento del libro. Este final me ha sorprendido bastante; no me imaginaba que  Lázaro tuviera tanto rencor acumulado como para envenenar a los invitados a la cena, que eran algunos de los amos a los que sirvió.  

Me ha parecido muy original esta continuación de la novela, nadie esperaba  que acabara así la actuación.

La actriz ha captado muy bien nuestra atención a base de “cuchicheos” hacia el público explicando cada personaje y la historia de Lázaro. También ha interactuado mucho con nosotros para que no nos despistáramos, es decir, se ha mostrado cercana, cosa que es difícil de hacer en una representación teatral. Sobre todo, me ha gustado cuando, una vez puesta la mesa, han ido llegando los antiguos amos de Lázaro y la dueña del restaurante nos iba explicando la interacción que habían  tenido con él.

Además del texto y  del argumento, los decorados y el vestuario han estado bastante acertados. Solo  han tenido media hora de ensayos los “actores-compañeros” para prepararlo todo y la obra ha quedado realmente bien. Podemos decir que  con un sencillo escenario se ha creado un ambiente muy de la época. Los vestuarios me han gustado bastante y a los actores les sentaban francamente bien.

Ha resultado genial la participación de nuestros compañeros y que los hayan cogido como actores ha contribuido a que nuestro interés por la representación haya sido mayor. Se han esforzado todos mucho, han estudiado el guion y lo han ensayado  con interés para hacernos pasar un buen rato. Nos han hecho reír con su forma de interpretar, ya que se han soltado sin problema, más que en cualquier exposición oral. Lo han hecho de maravilla a pesar de haberlo preparado todo con tan poca antelación.

Mi valoración de esta obra de teatro es muy positiva ya que se me ha pasado volando el rato. La representación ha sido muy amena y adecuada para gente de nuestra edad. Creo que a la mayoría nos ha gustado porque no hemos parado de reír y nos hemos mostrado atentos.

Agradezco la participación y el esfuerzo de las personas que han hecho posible que este momento de teatro haya sido  una experiencia tan buena.