Las 9 de la mañana y… ¡Nervios! Es lo único que podía sentir. A todos los chicos y chicas del coro nos han venido a buscar por todas las clases para irnos. Ir a cantar al Conservatorio Superio de Música, ¡Un sueño hecho realidad!

Hemos subido al autobús todos, (somos 50 niños en el coro, pero ha faltado uno). En el bus le hemos dado la lata al conductor porque no hemos parado de cantar ni un minuto a pesar de que Pepo y Silvia nos pedían que guardáramos la voz para el concierto.

Cuando hemos llegado, hemos ensayado una canción después nos han llevado hasta nuestros asientos y la mayoría han tenido que ir al baño por los nervios.

Ha salido la coordinadora del programa de coros de Aragón y ha explicado que era la XIIª Vez que se reunían los coros al año.

En primer lugar ha actuado el CEIP Mariano Gaspar Remiro de Épila. Como nosotros, era su primer año y lo hicieron muy bien. Destacaba un niño que tocaba el cajón y su directora con una guitarra que acompañaba.

En segundo lugar hemos sido nosotros. Cuando han dicho nuestro colegio me he puesto histérico. Nos ha salido bastante bien con Pepo de director y Silvia al piano acompañando y adornando la canción.

Luego ha salido el coro del colegio Enrique d’Osso que nos ha sorprendido por lo bien que lo han hecho con canciones infantiles y actuales.

Por último el coro de secundaria del colegio Romareda con canciones de mucho nivel y en otras lenguas.

Después nos hemos ido a un parque a comer nuestro bocadillo. A algunos, con los nervios, se les ha olvidado cogerlo. Hemos estado, mientras tanto, jugando en los columpios. La vuelta en el autobús se nos ha pasado muy rápido cantando y viendo el regalito de recuerdo que nos han dado por nuestra participación en el encuentro de coros.

Hemos quedado encantados con la experiencia todo el coro infantil de La Salle Montemolín.

Escrito por Eduardo Oliván.