Entre caballos torres y alfiles hemos pasado una mañana estupenda jugando al ajedrez. Nos ha encantado conocer las figuras y sus movimiento y empezar a practicar con los compañeros. Una actividad genial para activar la mente y de paso, si se puede, hacer un jaque mate.