Así versaba Manuel Machado las hazañas del Cid sobre los campos de “Castilla”. Lo que reúne hoy a los alumnos de 2º de ESO,  no en la “terrible estepa castellana” sino en el casco histórico de nuestra ciudad, es precisamente la recreación de la ciudad que verían los héroes medievales que portaron las espadas Durandarte y Tizona: Roldán, y el Cid.

La visita tampoco se deleita en el terciopelo de la lírica sino que entra al campo de batalla de los cantares de gesta. El recorrido que comienza en las murallas y que nos lleva a contemplar el Torreón de la Zuda, el mapa albergado en el vestíbulo del Ayuntamiento, o el museo Alma Mater, nos descubre rasgos típicos de estas composiciones transmitidas por los juglares y que exageraban las cualidades del héroe galo y el de Vivar.

Luchas contra sarracenos, amoríos, traiciones, venganzas, destierros, yernos cobardes, prudencia, perdón, hermosas reinas, honor, fidelidad… son algunas de las claves que desvelan el éxito de la épica en su época (con inesperado efecto de paranomasia) y aún hoy. ¿Te imaginas declamar “De los sus ojos tan fuertemente llorando” a ritmo de rap? Nuestros alumnos aceptaron el desafío. Sigue habiendo héroes…