La autora de esta afirmación es Sabine Elbaz-Malalel profesora de español en el Lycée Saint Joseph de La Salle en Pantin (París) y responsable de los Intercambios lingüísticos en español en este centro. El título de esta entrada rescata una de las reflexiones que el otro día pudimos escuchar de su propia voz en la reflexión radiada correspondiente al pasado jueves.
Como profesores de idiomas creemos que no es necesario traducir lo que significa “une belle aventure humaine”, todos lo entendemos y los que estamos participando más directamente de esta experiencia podemos afirmarlo (además nos encanta el sonido en francés).
Curiosamente el 28 de noviembre cuando el equipo de trabajo del intercambio de Francia presentó a los padres en Zaragoza el proyecto de intercambio en lengua francesa dijimos algo muy parecido: es importante realizar un intercambio por la experiencia lingüística pero lo es más por lo que supone de desarrollo personal.


Desde el martes los alumnos franceses acompañados por sus profesoras Sabine y Silvia y por profesores del centro han ido descubriendo: las tradiciones aragonesas, la Zaragoza romana, el centro de la ciudad y todas las actividades que el centro y también las familias han preparado con esmero y sobre todo con cariño; aunque lo que especialmente les ha sorprendido ha sido la manera de acoger de nuestros alumnos y familias que están preparadas para vivir en un mundo sin fronteras y que celebra su pluralidad. Seguramente saldremos mejorados de esta experiencia.


Estos días también han servido para cerrar el programa en París con nuestros amigos franceses y la verdad es que estamos ilusionados, muy ilusionados: nos ha quedado perfecto y vemos la expectación en los chicos.
Ya falta poco para despedirse (hasta el próximo reencuentro en París) y en estos días les vamos a preguntar a los alumnos franceses qué les ha parecido, cómo se han sentido y os lo contaremos.
Merci à tous!!!