«Diálogo de sombras» en el Teatro de la Estación.

El día 6 de mayo, las tres clases del curso de 4º de la ESO del colegio La Salle Montemolín fuimos al Teatro de la Estación para ver la obra Diálogo de sombras. Dos autobuses escolares vinieron a buscarnos para llevarnos hasta allí y al llegar, nos organizaron a todos en los asientos para comenzar a disfrutar de la representación.

El autor, Rafael Campos, plantea un hipotético encuentro entre dos grandes dramaturgos españoles del siglo XX, Valle-Inclán, de la generación del 98, y García Lorca, de la generación del 27, en un lugar indefinido, donde se encuentran una y otra vez en una especie de “bucle” temporal, ya muertos en 1936, uno de “viejo” y otro de “muy mala muerte”. Junto a ellos está también la Niña Presentación, que quizá haya muerto por alguna enfermedad o de hambre el mismo año.

Al comienzo de la obra se apagan todas las luces del teatro y se ilumina el escenario que está decorado de manera oscura. Solo tiene dos sillas, una lámpara, un baúl y libros en el suelo.
Al iluminarse de nuevo el escenario, aparecen sentados en las sillas los personajes de Ramón María del Valle-Inclán y Federico García Lorca, uno de espaldas al otro. Comienza una conversación entre ellos mientras van representando pequeños trozos de obras de ambos como Martes de Carnaval (Los Cuernos de D. Friolera) y Tablado de Marionetas para educación de Príncipes (Farsa infantil de la Cabeza del Dragón) de Valle-Inclán y Poeta en Nueva York y Doña Rosita la soltera de García Lorca. A continuación vuelven a aparecer en escena unos fragmentos de La Pipa de Kif de Valle-Inclán y de Bodas de Sangre de García Lorca. Por último se representó un fragmento de Luces de Bohemia de Valle-Inclán y otro de Llanto por Ignacio Sánchez Mejías de García Lorca. Como broche final escuchamos el poema “Sorpresa” de Poema de cante jondo del poeta granadino.

La conversación que mantienen ambos escritores trata sobre cómo era España en el momento de su muerte y de las injusticias y penurias que pasaba la gente entonces; se preguntan si actualmente seguirá todo igual. El espacio en el que se mueven los tres personajes es indefinido; parece un hospital porque nos presentan a Valle-Inclán y a García Lorca como dos locos que no saben que lo son y a Presentación como la enfermera.

Una lámpara que se apaga y enciende marca los cambios de escena así como el paso del día a la noche. En el coloquio que hubo después de la obra, nos explicaron que esa lámpara representaba a la que aparece en el cuadro del Guernica de Pablo Ruiz Picasso.

De entre las escenas representadas, nos pareció divertida la de Tablado de Marionetas para educación de Príncipes (Farsa infantil de la Cabeza del Dragón) de Valle-Inclán, porque los actores cambiaban su voz por otra muy divertida y hacían ruidos y gritos graciosos imitando a los niños. La farsa trata sobre tres príncipes que juegan con una pelota que en un descuido se les escapa y se cuela en un torreón donde un duende está encerrado y solo él puede devolvérsela. Uno de los príncipes, el heredero de la Corona, le promete libertad si se la entrega. Pero el príncipe no cumple con su palabra y el duende le acusa de no tener valores para ser rey.

También nos gustó mucho el fragmento de Bodas de Sangre de García Lorca, ya que esta obra la hemos leído en clase este curso. La Niña Presentación está mirando libros sobre los autores y encuentra este drama que lo comienza a leer. Acabará representando junto a Lorca uno de los diálogos que mantienen Leonardo y La Novia.

Hay otra escena divertida también cuando la Niña Presentación llega con dos vasos y les dice a los autores que tienen que hacerse un análisis de orina. Como Valle-Inclán tiene problemas para prepararlo, Lorca le recita el poema de su gran amigo Rafael Alberti, “Se prohíbe hacer aguas”.

La obra nos gustó mucho porque fue muy entretenida. Nos gustó tanto que pasó el tiempo volando.

Cuando terminó la representación, durante el coloquio, pudimos dar nuestra opinión y hacer preguntas de las dudas que habían surgido durante la obra. También los actores nos explicaron el contexto histórico en el que se desarrolla y algunas curiosidades sobre sus personajes.

La interpretación de los actores fue magnífica y podemos asegurar que esta obra nos sirvió de ampliación a lo ya estudiado sobre estos dos importantes dramaturgos de la escena española del sigo XX.

Claudia Pastor. 4ª Secundaria