Proyecto «Alimentando vocaciones: En busca de la alimentación del futuro»

Los alumnos Alba Franco, Rebeca Taberner, Paula Cocián, Erika Galve y Raúl López, en la asignatura de biología de 4º, han sido seleccionados como finalistas de la IV edición del proyecto “Alimentando Vocaciones” organizado por el Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2), centro de investigación mixto que integra a investigadores de la Universidad de Zaragoza y del CITA y con la colaboración de la Fundación Española para la ciencia y la tecnología (FECYT) – Ministerio de Ciencia e Innovación.


“Alimentando Vocaciones IV” es un proyecto de innovación educativa que está dirigido a escolares de la Comunidad de Aragón.



El proyecto culmina con la celebración de una Feria Escolar en la que los grupos finalistas de Educación Secundaria presentan un proyecto relacionado con la Agroalimentación. Dicho proyecto lleva como objetivo divulgar el trabajo del IA2, fomentar el acercamiento a la ciencia, la tecnología y la innovación por parte de los escolares, despertando su interés científico.

«Alimentando Vocaciones», es un proyecto de contenido innovador que culmina con la creación de un producto, ya que el proyecto final contempla la creación de un prototipo creativo que represente su trabajo de investigación.

El proyecto Hambre 0 “Im-plantando vida” parte del diseño de huertos como medio sostenible de producción de alimentos por parte de los consumidores. Dichos huertos se localizarán en diferentes edificios, ya construidos, en barrios de Zaragoza con escasos recursos. De esta forma se logrará no solamente producir alimentos, reduciendo su escasez en las familias, sino también aumentar las zonas verdes y reducir la contaminación, a la par que mejoramos el confort en la vivienda.
El proyecto se basa en la creación de un sistema de compostaje, ya que, a través del compostaje, proceso de descomposición biológica de restos de comida que se generan en el hogar se puede eliminar residuos, malos olores disminuyendo a su vez el uso de fertilizantes y aumentando la calidad del alimento.


Finalmente, para la elección del edificio se aprovecharán aquellas construcciones que contemplan elementos de la arquitectura tradicional como medio de sostenibilidad. Algunos edificios antiguos funcionaban eficientemente con su entorno, valiéndose de un sencillo aprovechamiento de la energía y recursos tales como la orientación de fachadas o el uso de aljibes o pozos para almacenar el agua de lluvia.
¡¡¡Mucha suerte chicos!!!!